martes, 26 de enero de 2016

El espejo



EL ESPEJO


Me asustan esos ojos que detesto 

clavando sus pupilas en el iris
de mis ojos 
tal dardos encendidos que me hieren. 

Inquieren, fustigan y condenan 
los ríos de verdades que enmascaro 
tras el velo sutil de la mentira. 

No advierten, 
las azucenas negras 
guardadas en el saco del dolor. 

Inclemente mirada de reproche 
-que acusa impertinente- 
omitiendo razones de descargo. 

No me liberaré de tu sentencia, 
ni tú me has de ver limpio de rencores 
por mucho que me agobie la conciencia. 
*****



7 comentarios:

María Perlada dijo...

Hoy tu poema duele, amigo Carlos, pero es sumamente bello.

Me encantó volver a leerte.

Un beso.

Carlos Serra Ramos dijo...

Mi querida amiga ¿puedo decirte que esperaba tu visita? Siento como dice aquella canción "Tú me acostumbraste a todas esas cosas que son maravillosas..." Gracias mil tu seguimiento merece mi gratitud y gana mi cariño.

Un abrazo a tu cintura con el mayor afecto, María querida.
............................Carlos

stella dijo...

Hoy quiero disfrutar la belleza de tus versos Carlos, después de una larga ausencia de los foros y de mi blog, de nuevo vuelvo, llego tus versos....no podía ser de otra manera
Te felicito como siempre poeta, un abrazo

Ramona Corts dijo...

Ya era hora, amigo Carlos, de volver a encontrar unas notas a ritmo de tu hermoso vals. Las has dejado y son de una belleza, profundidad y amargura que se captan, pero no es fácil su descripción:

"Se advierten
las azucenas negras,
guardadas en el saco del dolor".

Me parece una estrofa impactante, digna de reconocimiento.

No dejes de obsequiarnos con tus letras y recibe mi abrazo más cordial.

Ona

Candela Martí dijo...

Un verdadero placer volver a leerte, Carlos. Tu pluma continúa siendo tan certera y poética como siempre.

Mis felicitaciones y un abrazo nocturno.

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida Stella, cuando más deseo cuidar el blog contra mi gusto más lo abandono, ya ves, dos meses de tu entrada que leí en su día y aún sin tiempo de agradecer tu visita, lo siento en el alma, amiga mía. Tu comentario, una delicia que me alaga y ilusiona.

Va mi abrazo hasta tus lares con el mayor afecto y el ruego de que no me olvides.
..........................Carlos

María Perlada dijo...

Siempre es un placer pasarme por tu precioso blog, amigo Carlos, aunque no hayas publicado nada.

Y quería agradecerte por el comentario tan precioso que me dejaste el otro día con versos incluidos, el cual también versé, no se si leiste la respuesta a tu comentario.

Mil gracias, amigo, gran poeta.

Un beso grande.